Física en la Cabrera Regional (Tecamachalco)

"La ciencia no se detiene"

La luz verde, remedio para el dolor de cabeza (Se puede, entonces no se puede :) )

luz-verde--620x349

El dolor de cabeza es un compañero habitual de muchas personas. La Organización Mundial de la Salud estima que la mitad de la población mundial ha padecido dolor de cabeza al menos una vez en el último año. Cuando el dolor de cabeza se produce de forma recurrente y está asociado a algún trastorno, la OMS considera que es una dolencia discapacitante que daña gravemente la calidad de vida de las personas. Tanto es así, que el «Global Burden of Disease Study», de 2013, consideraba a las migrañas como la sexta causa global de discapacidad en el mundo. Por ello, el coste económico de esta dolencia es incalculable.

Al mismo tiempo que el dolor de cabeza es un problema global y discapacitante, según la organización de Naciones Unidas también es un asunto subestimado, mal tratado y mal diagnosticado. Este es uno de los motivos que llevó al científico Rami Burstein, de la Harvard Medical School, a tomar cartas en el asunto. Intrigado por los dolores de cabeza que empeoran con la luz, el investigador recurrió a 69 voluntarios para tratar de averiguar cuáles eran los tipos de luz, es decir, los colores, que más dañinos resultaban. Lo que no podía imaginar es que gracias a su curiosidad iba a descubrir que la luz verde era capaz de disminuir la sensación de dolor en algunos casos.

«Mi esperanza es que los pacientes puedan beneficiarse en el futuro de estos hallazgos», ha dicho el investigador en un comunicado. Pero aún es pronto para poder pensar en las aplicaciones en el campo de la salud: «Los hallazgos han sido personales. No todos los pacientes dijeron que la luz verde era la menos dolorosa», ha explicado Burstein en IFL. Aún así, sus resultados fueron publicados recientemente en la revista Brain.

 Según investigaciones anteriores, la luz parece estar detrás del 80 por ciento de los ataques de migraña. Es lo que se conoce como fotofobia, una dolencia que lleva a las personas a aislarse en lugares oscuros y a no poder desempeñar su trabajo o su rutina diaria. Pero además, otros estudios ya habían sugerido que no todas las luces son igual de dañinas: algunos ya sugerían que las personas con migraña eran sensibles a la luz azul pero inmunes a otros colores.

Efectivo en el 20 por ciento de los casos

En este sentido, Burstein confirmó que la luz azul y roja aumentaban la sensación de dolor: cuanto más intensas eran, más dolían. Pero lo más sorprendente fue averiguar que la luz verde, de una longitud de onda muy concreta, (es decir, de un «tono» determinado), no solo empeora mucho menos que otros colores el dolor, sino que cuando la intensidad es baja, puede disminuir el dolor de cabeza. Al menos en el 20 por ciento de los 69 voluntarios.

Sorprendidos por este efecto, los investigadores trataron de averiguar qué estaba ocurriendo. Para ello, prepararon experimentos para medir la actividad eléctrica de la retina, en las profundidades del ojo, y en la corteza, ya en el cerebro. Así comprobaron, que la luz verde generaba menor actividad que los otros colores en ambas regiones.

A continuación, el equipo de Burstein recurrió a ratones. Gracias a ellos, averigaron que el tálamo, la zona cerebral que transmite información entre el ojo y la corteza acerca de la luz, modifica su «mensaje» de forma que se puede explicar por qué cada tipo de luz no es igual de dolorosa.

La bombilla perfecta

Sería estupendo que las personas con migraña pudieran leer y trabajar bajo esta luz verde, pero aún es imposible poder conseguirla a un precio asequible. Los científicos trabajan ahora en buscar una bombilla barata y capaz de emitir luz verde extremadamente pura, de 530 nanómetros de longitud de onda, pero el precio de la tecnología necesaria es realmente astronómico.

Tal como reconoció el investigador en IFL, ni las gafas de sol ni los filtros pueden hacer las veces de esta bombilla. «Habría que conseguir que solo los conos verdes (células receptoras de la retina que captan los colores verdes) se activasen. Para ello, la luz tendría que ser de 530 nanómetros, y tener solo una desviación de 5 nanómetros para evitar activar a otros receptores. Pero si coges una bombilla y colocas un filtro de celofán alrededor, la luz tendrá unas variaciones de más de 100 nanómetros, y muy poco control sobre la intensidad de la luz».

Fuente: G.L.S. / abc

Anuncios

Acerca de physicscience

Miembro activo de http://www.matematicas.comuv.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 24 mayo, 2016 por en Biomedicina y salud, Ciencias Naturales, Física y Química.
A %d blogueros les gusta esto: