Física en la Cabrera Regional (Tecamachalco)

"La ciencia no se detiene"

Cómo Internet y Google están arruinando nuestra memoria.

37ce267dbc5c3e82ec702d3cdc23eaa9_L

¿Cuándo fue la última vez que memorizaste un número telefónico?, ¿Cuántos número eres capaz de recodar ahora mismo? Es probable que sean menos que los dedos de tus manos, pero no te sientas mal, no eres el único.

La Amnesia Digital, “olvidar información que confías podrás encontrar en tu dispositivo móvil o en Internet” es sufrida por una gran proporción de la población estadounidense. De los  mil encuestados para la investigación “El aumento e impacto de la amnesia digital” de Kaspersky Lab, más de la mitad aseguraron que no podían recordar los números de teléfono de sus amigos y vecinos. Y 44 por ciento dijeron que no podía recordar los números de sus hermanos.

Aunque el estudio fue realizado únicamente en Estados Unidos, estos resultados podrían ser un reflejo de la población mundial. De acuerdo con la encuesta más del 90 por ciento de los entrevistados aceptaron que utilizan Internet como una extensión de su cerebro. Y casi el 40 por ciento admitió que sus smartphones sirven como su memoria.

Antes de intentar memorizar un dato, la mitad de los entrevistados indicaron que prefieren buscarlo en Internet y 29 por ciento aseguraron que olvidaron ese dato después de que lo utilizaron.

Contrario a lo que se creería, el estudio también mostró que la Amnesia Digital no afecta sólo a los jóvenes nativos digitales, esta afectando por igual a todos los grupos de edades, y en ocasiones prevalece mucho más en personas mayores. Cuando se trataba de encontrar la respuesta a una pregunta, 53 por ciento de las personas mayores de 55 años decidieron buscar primero en Internet, comparada con el 45 por ciento da las personas de 16 a 24 años.

Pero ¿para qué llenar la cabeza con números de teléfono si todos están almacenado en tu smartphone?  Básicamente porque estamos reemplazando la capacidad de recordar detalles por tener la certeza de que esa información la tenemos almacenada en algún lugar o podemos encontrarla en Google en cualquier momento.

Por supuesto, esta investigación no sólo se trata de números telefónicos. Es sobre el cambio radical que la educación tendrá, anteriormente la memorización era el elemento básico de la educación básica: memorizar las capitales, los presidentes, los elementos químicos, bla, bla, bla.

Pero ahora, esa información está a sólo un clic o a un desliz. Y de acuerdo con un artículo publicado en la revista Science en 2011, esto nos está empeorando la capacidad de recordar cosas, según el estudio las personas que esperan tener acceso a información online son menos propensas a recordar los hechos reales, pero más propensas a recordar cómo encontrar esa información.

Parecería que estamos iniciando una era donde comenzamos a fusionarnos con las máquinas: “tenemos una relación de simbiosis con nuestras herramientas informáticas, creciendo dentro de sistemas interconectados que nos permiten recordar menos porque sabemos dónde está la información”, según el artículo de Science.

Esto no es necesariamente algo catastrófico, pues la idea de la evolución es que comencemos a analizar cosas y no a recordarlas. Nunca antes habíamos tenido tanto conocimiento al alcance de un dedo, sería imposible poder memorizar todo, por eso, algunos investigadores han asegurado que la siguiente fase del aprendizaje será el análisis de la información.

También existen riesgos en este nuevo panorama, uno de ellos sería el peligro de la desconexión total o una posible caída de los sistemas mundiales de telecomunicaciones. ¿Qué pasaría si un día no hubiera Internet?

Otra panorama catastrófico fue planteado hace unos meses por el propio inventor del Internet y actual vicepresidente de Google, Vint Cerf, ¿qué pasaría si un día desaparecieran todos los documentos e imágenes que hemos guardado en las computadoras y dispositivos móviles durante décadas?

Cerf denominó a este escenario como la “era oscura digital” en donde el hardware y el software actual se vuelvan obsoletos, no tendríamos ningún registro de nuestros siglos para heredar.

Por ello, ante la vulnerabilidad de poder quedarnos sin recuerdos, sin pasado, aún creo vital almacenar físicamente todos los recuerdos especiales: tu boda, el nacimiento de tu hijo, tu primer coche. Si lo piensas bien una foto física podría valer millones en caso de que estos dos escenarios catastróficas sucedieran.

 Fuentes: The Washigton Post y The Rise and Impact of Digital Amnesia/http://mediatelecom.com.mx

Anuncios

Acerca de physicscience

Miembro activo de http://www.matematicas.comuv.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 4 julio, 2015 por en Artículos, Humanidades y arte, Tecnología.
A %d blogueros les gusta esto: