Física en la Cabrera Regional (Tecamachalco)

"La ciencia no se detiene"

7 cosas a tener en cuenta sobre la comida y tú

gluttony-http://www.experientiadocet.com
La obsesión por la comida nos invade. Ya sea por su composición (“natural”, sin conservantes, ecológica, con omega-3, sin esto, con aquello), ya por los efectos que provoca en nosotros nuestra relación con ella: sobrepeso, obesidad, anorexia, bulimia. Lo que ocurre, como por otra parte es habitual, es que no somos conscientes de que tenemos unas instrucciones que como humanos traemos de serie y que influyen más de lo que estamos dispuestos a reconocer en nuestros actos.
A continuación encontrarás 7 afirmaciones que quizá te sorprendan, pero cuyo conocimiento podría facilitarte tu relación futura con la comida. Todas están comprobados científicamente de forma reiterada. Además están todos interrelacionados, por lo que lo mejor es considerarlos en conjunto. Iremos de lo más fisiológico a lo más social.
Una advertencia tan sólo, si me lo permites: si piensas que estás delgado, quizás porque así lo indique tu índice de masa corporal, y que lo que sigue no te atañe más allá de ser una curiosidad, quizás deberías reconsiderarlo leyendo esto y esto.

1 No sabes cuando estás lleno

Solemos creer, inocentes, que la cantidad de comida que ingerimos es el resultado del hambre que tenemos. Esto solo es uno de los factores, pero hay más: el tamaño del plato, el tamaño de la cuchara de servir, el de los paquetes, etc. Nuestros estómagos nos dan una indicación grosera de lo que hemos comido. Somos unos mamíferos visuales y nos fiamos de nuestra visión y ésta es fácilmente engañada. Comerás menos y te verás casi igual de saciado si comes en platos y consumes paquetes más pequeños.

2 Grasa ≠ malo

El bombardeo publicitario ha instalado en nuestras mentes la asociación alto contenido en grasa, perjudicial para la salud. Y esto no es estrictamente cierto. Para empezar no todas las grasas son iguales. Pero no es esto lo que nos interesa ahora. Lo que importa es la jugarreta mental que esto nos juega: evitamos los alimentos con alto contenido en grasa en dosis pequeñas (por ejemplo, una tarrinita de mantequilla) y no ponemos límite en la cantidad que ingerimos de otros por el simple hecho de contener poca o ninguna grasa (por ejemplo, refrescos azucarados). El resultado es que nos podemos estar privando de nutrientes esenciales y, a la vez, paradójicamente, consumiendo muchas más calorías que después será nuestro cuerpo el que transforme en grasa. Si eres de los que miran las calorías no te contentes con el valor por 100 gramos que aparece en tablas o en el envase, mejor multiplica este valor por la ración efectiva que vayas a ingerir. Hazlo un par de veces, verás que sorpresa.

 3 Como es sano no puedes comer más

Esto es una variante del punto anterior. Cuando pensamos que un alimento es sano en general comemos más cantidad que cuando aparece etiquetado con algo que consideramos no sano. “Esto es bueno para el cerebro, come, niño, come” solía repetir mi pobre abuela. Las comidas “sanas” son malas en el sentido de que favorecen que el hominino de la sabana que llevamos dentro tienda a hartarse.
4 Come conscientemente
Comer es algo tan rutinario que pasa habitualmente a nuestro departamento de automatismos, como el conducir para el conductor experimentado. Mientras nuestras mentes vagan en solitario o con la ayuda de la televisión, el ordenador o la película, nuestras manos no descansan de dar portes a la boca, cada vez más rápido. El hecho cierto es que cuando uno está distraído come más y disfruta menos de lo que come. Por eso una de las formas de combatir los desórdenes alimentarios y la obesidad es el comer conscientemente. Esto consiste en tomar porciones/bocados pequeños y prestar más atención a lo que se está comiendo. De esta forma la gente no sólo come menos sino que lo disfruta más.

5 Tu estado de ánimo influye en cómo y qué comes

Se han realizado experimentos que probarían que cuando estamos de mal humor es más probable que comamos alimentos más ricos en azúcar y grasas. Las emociones negativas también nos harían preferir un tentempié antes que una comida en condiciones y comer menos verdura. Pero no pensemos que el buen humor nos lleva por el buen camino. Cuando estamos de buen humor solemos comer más, lo que ocurre en este caso es que no se discrimina tanto con el tipo de alimento que se ingiere.
6 Amigos obesos = obeso tú
Hablamos aquí de una correlación, no de una causalidad. Si un grupo de amigos es obeso, entonces la probabilidad de que el miembro del grupo que aún no conoces también sea obeso aumenta casi un 60% comparada con la de que lo sea si el grupo tiene un peso medio normal. Dicho de otra manera: nos vemos enormemente influenciados por los hábitos alimenticios de los que nos rodean. Los estudios muestran que comemos más cuando los que nos rodean comen más; y las mujeres son especialmente susceptibles de ello. De hecho nos influyen los demás aunque no estén. Son las denominadas “normas sociales”. ¿Nunca te ha pasado que yendo con un amigo a ti mujer te han puesto el café con leche cuando tú habías pedido el solo que le han puesto a él? Este tipo de normas nos afectan aún estando solos: los varones comen cosas grandes, las mujeres cosas pequeñas, los varones chuletones, las mujeres ensalada.
7 Los pequeños cambios ganan a la mejor y más estrambótica de las dietas
Si quieres perder peso, olvídate de dietas extravagantes, sean las que sean. Las dietas suponen en general grandes cambios en los hábitos, y esto es lo más difícil que puedes intentar hacer. Si, además tenemos en cuenta el componente social de la ingesta de comida, ello requiere un esfuerzo estupendo. Y si no eres de hacer deporte y comienzas a hacerlo, además puedes hincharte de comer sano después, con lo que el saldo calórico de esa actividad que tanto te cuesta es positivo en vez de negativo. Al final tenemos el efecto yo-yo con una venganza: recuperas lo poco que has perdido y más. Intenta hacer cambios pequeños que sean sostenibles a largo plazo, lo que en este contexto significa el resto de tu vida. Lo primero es conocerte mejor a ti mismo y como funciona tu cuerpo. Lo segundo es que en estudios recientes se ha comprobado la efectividad de algunos pequeños cambios; estos son algunos de los que funcionaron (un porcentaje significativo de las personas que los adoptaron perdieron peso a pesar de no hacer dieta): soltar los cubiertos entre bocado y bocado, usar platos más pequeños, beber agua con todas las comidas, aperitivos y tentempiés, no comer directamente de los paquetes (cereales en un cuenco, galletas en un plato, etc.)
Fuente: http://www.experientiadocet.com
Anuncios

Acerca de physicscience

Miembro activo de http://www.matematicas.comuv.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 24 abril, 2013 por en Biomedicina y salud.
A %d blogueros les gusta esto: