Física en la Cabrera Regional (Tecamachalco)

"La ciencia no se detiene"

Gary Kaspárov

Gary Kimóvich Kaspárov nació el 13 de abril de 1963 en Bakú, la capital de la república rusa de Azerbaiyán. Sus padres son Kim Moiseyevich Wainshtein y Clara Shagenovna Kasparian, son de descendencia judía y armenia respectivamente. El apoyo de su madre ha sido decisivo para la carrera de Kaspárov. Sus tempranos logros en el ajedrez le hicieron acreedor a una invitación para estudiar bajo el tutelaje de Mijaíl Botvínnik. Gary Kaspárov siempre ha reconocido sus dos mayores influencias en su carrera de Ajedrez: Alexánder Aliojin y Mijaíl Botvínnik. Botvínnik detectó de inmediato las capacidades de su nuevo alumno y apostó por él.

Cuando contaba con solo 16 años de edad, su reputación en la Unión Soviética y Occidente había crecido a tal punto que no podía ya participar en torneos sin pasar desapercibido. El joven «Gárik», como era conocido en Rusia, y era considerado como un competidor formidable por jugadores más experimentados y maestros dentro de la URSS.

En 1979 se le brindó la oportunidad de jugar el torneo de Banja Luka (Bosnia-Herzegovina) que incluía a 14 Grandes Maestros Internacionales muy fuertes. Aunque Kaspárov aún estaba por recibir su clasificación FIDE, ganó el torneo por un margen confortable (11,5 a 9,5) y se reafirmó como un contendiente serio para un futuro título mundial. Tras este éxito quedó tercero en el campeonato soviético, y en 1980 se proclamó campeón del mundo juvenil en la Dortmund (Alemania). Su actuación, ese año, en el campeonato de Europa de selecciones de Skara (Suecia) fue tan formidable (gano cinco partidas y sólo cedió unas tablas) que nadie pudo dudar desde entonces que era uno de los más grandes. Con estos triunfos, a los 17 años, recibió en título de Gran Maestro Internacional.

En 1982 jugó el torneo interzonal que llevaba al campeonato del mundo. Ganó el torneo con punto y medio de ventaja y accedió al torneo de candidatos. Su primer rival fue Beliavsky, el vigente campeón soviético, y Kaspárov sólo necesito nueve de las diez partidas para adjudicarse el encuentro. Su siguiente rival fue Korchnoi, que había sido el aspirante al título mundial en las dos ocasiones anteriores. Este encuentro debía celebrase en Pasadena (EE UU) y las oligarquía soviética no le permitió ir. Se negoció con la FIDE una nueva sede, con el consentimiento de Korchnoi. El encuentro tuvo lugar en Londres, y aunque fue muy disputado terminó ganando Kaspárov. Su último rival fue Smyslov, que a sus 63 años había llegado, un vez más, hasta la final de candidatos.

A los 21 años de edad, Kaspárov enfrentó a Anatoly Kárpov por su primer título Mundial. El encuentro se había pactado a seis victorias, y las tablas no contaban. El marcador se puso cinco a cero, pero cuando todos daban por perdido el encuentro comenzó una larga serie de tablas que exasperaban a Kárpov. Kaspárov anotó su primera victoria en la partida 32. Siguieron 14 tablas consecutivas. Kaspárov anotó su segundo punto en la partida 47 y el tercero en la 48. El marcador iba 5 a 3. Ambos jugadores estaban jugando un ajedrez brillantemente, pero tras 6 meses y 48 partidas, el enfrentamiento se suspendió. Alegando cansancio por parte de los dos jugadores el Presidente de la Federación Mundial de Ajedrez, Florencio Campomanes, repentinamente canceló la contienda sin coronar a un ganador. El encuentro se reanudó al año siguiente y Kaspárov venció a Kárpov proclamándose campeón mundial, un título que ha conservado durante más de 15 años consecutivos.

Entre 1984 y 1990 Kaspárov se enfrentó a Kárpov cuatro veces por el campeonato mundial. Kaspárov volvió a vencer a Kárpov otras 3 veces en sendos mundiales. El duelo entre estos dos titanes del ajedrez ha sido épico. Sus enconados enfrentamientos han popularizado el ajedrez en el mundo como no sucedía desde Fischer (quien no defendió su titulo).

Kaspárov superó en  diciembre de 1989 con 2795 puntos ELO, en el torneo de Tilburg, el récord de Fischer (2785 puntos ELO). Durante su reinado Kaspárov ha ganado más torneos de alto nivel que nadie, aunque dosifica mucho sus apariciones.

Kaspárov defendió su título exitosamente de nuevo en 1995 al derrotar al joven estelar y talentoso de la India Viswanathan Anand.

El 17 de febrero de 1996, en Philadelphia, Kaspárov se levantó de una mesa de ajedrez satisfecho. Había derrotado a la supercomputadora Deep Blue de la IBM en última partida de una batalla de inteligencias que fue considerada la prueba más grande entre un hombre y una máquina. Kaspárov había ganado por un marcador de 4 a 2. Kaspárov había demostrado un control de estrategia mucho más allá de las tácticas de fuerza bruta y aplastantes de la máquina. Deep Blue podía calcular 100 millones de posiciones por segundo, pero carecía de la sensibilidad necesaria para apoderarse de la sutileza del juego posicional. El 11 de mayo de 1997, en una escena diferente, una nueva y mejorada computadora Deep Blue se impuso y finalmente derrotó a Kaspárov en la revancha por un marcador de 3,5 a 2,5.

Kaspárov se ha hecho acreedor al reconocimiento internacional como un prominente portavoz de reformas políticas, educacionales y sociales en Europa Oriental. También promociona fondos de caridad y ha creado la Fundación Kaspárov de Moscú que gestiona parte de sus actividades filantrópicas. Kaspárov promociona el ajedrez en las escuelas, así como por Internet, y ha organizado la Academia Internacional de Ajedrez Kaspárov.

Kaspárov tiene un carácter hosco y hasta desagradable. El trato con él nunca es relajado. Su tremenda voluntad de ganar al ajedrez, que tantos éxitos le ha dado, se transmite al trato social, y hasta a su aspecto. Tiene un punto engreído, y ha llegado a considerarse el hombre más inteligente del mundo por su condición de campeón de ajedrez.  No ha sabido evitar las excentricidades de un divo. Su apodo de «el ogro de Bakú» no responde sólo a su actitud ante el tablero, donde todo el que se sienta ante él cuentan que sienten su mirada y una fuerte presión psicológica.  Tiene muy mal perder, y cuando esto sucede pierde los nervios delante de todo el mundo con demasiada facilidad. Por el contrario, cuando gana es el hombre más feliz del mundo. Con los años, y la asunción de que los jugadores más jóvenes están en condiciones de ganarle, su carácter se va dulcificando.

A continuación un pequeño documental: La doble K-(Historia de una rivalidad)

Anuncios

Acerca de physicscience

Miembro activo de http://www.matematicas.comuv.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 13 abril, 2013 por en Humanidades y arte.
A %d blogueros les gusta esto: