Física en la Cabrera Regional (Tecamachalco)

"La ciencia no se detiene"

De Coriolis y la velocidad de rotación

Una anotación de Matt Rosemberg, acerca de los valores de velocidad de rotación en la Tierra, me ha traído a la mente la importancia que tiene la fuerza de Coriolis. Vayamos por partes, que el asunto tiene su miga, sobre todo porque influyen en los mecanismos climáticos.

Ante todo, hay que darse cuenta que, aunque estemos sentados en nuestra casa, apatentemente sin movernos, estamos viajando por el universo a una velocidad pasmosa. Nuestro planeta gira sobre sí mismo, a su vez circula alrededor del Sol y, nuestra estrellas, se mueve velozmente en torno a la Vía Láctea que, igualmente, viaja con el Grupo Local de Galaxias por el cosmos… Un poco mareante ¿no?

En su viaje alrededor del Sol, la Tierra se mueve a una velocidad aproximada de 107.200 km/h, algo nada desdeñable, pero de lo que no nos damos cuenta en absoluto. La velocidad de rotación terrestre es un asunto diferente, depende de en qué lugar de la superficie nos encontremos. Así, por ejemplo, en los polos, podría considerarse con un valor nulo. En el ecuador, esa velocidad es de unos 1670 km/h. Moviéndonos hacia los polos, ese valor disminuye. Por ejemplo, a 40º de latitud Norte o Sur, el valor se queda en 1279 km/h aproximadamente.

¿Y todo esto qué interés tiene? Allá por 1835, el físico francés Gaspard-Gustave Coriolis matematizó el fenómeno que, desde entonces se llama Fuerza de Coriolis. Se trata de la fuerza que se ejerce sobre cualquier masa que se desplace sobre un cuerpo en rotación. Así, cualquier objeto en movimiento, sobre la superficie terrestre, sufrirá un levísimo desvío de su trayectoria, en sentido horario en el Hemisferio Norte y antihoraro en el Sur.

A pesar de tener un efecto muy leve en los objetos que manejamos comunmente, se trata de algo muy importante cuando se realizan cálculos orbitales, por ejemplo, en guiado de satélites. Eso sí, en escalas “domésticas”, no se puede percibir sin ayuda de instrumentos, así que la leyenda acerca de la diferencia en el giro de remolinos, como en desagües, entre los dos Hemisferios de la Tierra, no tiene fundamento, porque en la realidad, no es observable. Sin embargo sí tiene importancia, por ejemplo, en la dinámica fluvial, pero considerando escalas temporales muy amplias.

En cuanto a la dinámica climática, la fuerza de Coriolis afecta a los vientos predominantes y a las corrientes oceánicas. Sobre el límite atmosférico, donde la fricción es considerado como algo poco importante, con masas de aire moviéndose básicamente en direcciones paralelas, se logra una especie de equilibrio entre la fuerza ejercida por el gradiente de presión y la fuerza de Coriolis. Así se originan los vientos geostróficos, que dependerán del balance de esas dos fuerzas. Así, los sistemas de bajas presiones rotarán en sentido antihorario en el Hemisferio Norte y los sistemas de altas presiones lo harán en sentido horario, siendo al contrario en el Hemisferio Sur.

Fuente: alpoma

Anuncios

Acerca de physicscience

Miembro activo de http://www.matematicas.comuv.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 17 mayo, 2012 por en Física y Química.
A %d blogueros les gusta esto: