Física en la Cabrera Regional (Tecamachalco)

"La ciencia no se detiene"

Luces y sombras en el Lago del Fénix

Siempre decimos que no se debe juzgar un libro por su tapa pero, si hablamos de planetas, la primera impresión sí que cuenta. Nuevas imágenes demuestran que los contrastes de luces y sombras en la región del Phoenicis Lacus de Marte son en realidad un complejo sistema de fallas tectónicas.

La región del Phoenicis Lacus (Lago del Fénix) fue descubierta por los astrónomos del siglo XIX, quienes observaron una mancha oscura que interpretaron como un gran lago. Hoy sabemos que no era agua lo que veían, sino las sombras de las crestas de la región sudoeste del cañón Noctis Labyrinthus (Laberinto de la Noche), que se extiende desde los grandes volcanes de la región de Tharsis.

Usando sus telescopios, los astrónomos observan el brillo de la superficie de los planetas. Es lo que se conoce como ‘albedo’, y está determinado en gran parte por el tipo de materiales que componen la superficie. Por ejemplo, el hielo refleja más luz que las rocas. La textura del terreno también juega su papel: las superficies rugosas reflejan menos la luz del Sol, por lo que se muestran más oscuras que las superficies lisas.

La región del Phoenicis Lacus tiene un área de unos 8100 kilómetros cuadrados (59.5 x 136 km), equivalente a la superficie de la isla de Córcega. En esta imagen, tomada el pasado día 31 de Julio de 2010 con la Cámara Estéreo de Alta Resolución (HRSC) de la sonda Mars Express de la ESA, se puede observar una pequeña fracción de esta compleja formación geológica.

El ‘Lago del Fénix’ se formó tras la elevación de la meseta de Tharsis. Los continuos episodios volcánicos en Tharsis deformaron la región, dejando a su paso múltiples fallas en distintas direcciones. El resultado es lo que conocemos como un paisaje de macizos y fosas tectónicas, o ‘horst-and-graben’.

Las imágenes muestran un importante colapso en la región, grandes hoyos y hundimientos de hasta 3 km con relación a la planicie que los rodea. Sus escarpadas paredes dejan ver grandes capas basálticas, que se extienden hasta un suelo cubierto por dunas de arena.

A la izquierda de la imagen se puede observar un cráter de impacto, desgarrado por la acción de la fosa tectónica, lo que le confiere una inusual silueta elíptica. Las otras grandes estructuras ovaladas de la imagen no presentan las características crestas de los cráteres de impacto, por lo que se cree que fueron provocadas por el colapso del terreno.

Fuente: ESA

 

Anuncios

Acerca de physicscience

Miembro activo de http://www.matematicas.comuv.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 30 noviembre, 2010 por en Sin categoría.
A %d blogueros les gusta esto: