Física en la Cabrera Regional (Tecamachalco)

"La ciencia no se detiene"

Chip de ADN ¿La panacea?

¿Qué pensarías si anunciáramos un chip basado en ADN que fuera mucho más rápido, más barato, con menos consumo de energía y más sencillo de fabricar que los de silicio? Toda una ganga para el mundo de la informática que puede estar en breve ocupando los ordenadores de la nueva era. En dura pugna con los chips de grafeno, los de ADN pueden ser la solución al siglo 21.   Es el caso de Chris Dwyer, ingeniero de la Universidad de Duke que ha diseñado un chip basado en ADN que puede convertirse en la próxima revolución de la tecnología informática. Este hombre no es cualquiera. Ha recibido el premio PECASE 2009, destinado a los jóvenes talentos de la investigación que merecen una atención especial por la relevancia de sus experimentos y aportaciones a la ciencia. También ha sido premiado por DARPA en 2009 y el premio ARO en 2008.

Basa el funcionamiento del chip combinando fragmentos específicos de ADN con otras moléculas específicas, para que utilizando las instrucciones codificadas en el ADN este “ensamblador” fabrique trazos de circuitos concretos. Luego, para crear otros patrones diferentes, simplemente se utilizan diferentes “programas” de ADN y, al combinar todos estos programas, es posible crear cualquier patrón imaginable. Lo mejor de todo es que estos chips no necesitan electricidad para comunicarse, sino luz.

Pero eso no es todo. Para rematar la faena, resulta que estos chips son infinitamente más baratos que los de silicio y, sobre todo, son tan sencillos de fabricar que una persona es capaz de fabricar en un solo día más chips que toda la industria de semiconductores del mundo durante un mes entero, lo que significa que el costo de fabricar estos procesadores súper avanzados se aproximará casi a cero. Realmente increíble. Cuando esto llegue al mercado, no podemos ni imaginar que avances nos traerá semejante poderío informático. En pocos años, dispondremos de unos chips velocísimos a un coste muy reducido y a tamaño infinitesimal. Toda una promesa de futuro que nos acercará a la singularidad de Kurzweil antes de lo que pensamos.

Fuente: physorg/

Contribución: José Francisco Pérez Méndez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 4 noviembre, 2010 por en Tecnología.
A %d blogueros les gusta esto: