Física en la Cabrera Regional (Tecamachalco)

"La ciencia no se detiene"

Los nómadas de India

Los nómadas perdidos

Por John Lancaster

Los 80 millones de itinerantes de India se debaten entre sus tradiciones centenarias y una modernidad que podría privarlos de identidad.

En su ilustre pasado, los gadulia lohar forjaron las armas de los monarcas hindúes. Hoy, esos mismos herreros acampan en la vecindad de aldeas indias y utilizan chatarra para producir artículos sencillos.

Un caluroso día de febrero llegué a uno de sus asentamientos en Rajastán, estado del noroeste de India, llevaba barras de jabón como carta de presentación. Al aproximarme, hombres, mujeres y niños me rodearon para arrebatarme la bolsa y hacerla jirones, desparramando el contenido en el suelo.

Se desató entonces un torbellino de palabrotas y empellones que concluyó con el llanto de, por lo menos, uno de los chicos mayores.

La desesperación manifiesta en aquella conducta sugería una historia muy compleja sobre los nómadas que han recorrido el subcontinente desde hace cientos o quizá miles de años. Los gadulia lohar (nombre que deriva de los vocablos hindi gaadi y lohar, que significan “carreta” y “herrero”, respectivamente) son tal vez los mejor conocidos, pero hay grupos dedicados al pastoreo, como los rabari, que han adquirido notoriedad en todo el occidente indio debido a sus abultados turbantes y su familiaridad con todo cuanto tenga que ver con los camellos. Algunos clanes son cazadores y recolectores de plantas; otros proporcionan servicios (comercian con sal, predicen la suerte, lanzan conjuros o practican sanaciones ayurvédicas); los más son malabaristas, acróbatas, picapedreros, cuentistas, encantadores de serpientes, curanderos de animales, tatuadores o cesteros. Los antropólogos han identificado casi 500 grupos nómadas en India con un total aproximado de 80 millones de individuos, equivalente a 7 % de una población nacional que excede los 1 000 millones de habitantes.

Hubo una época en que estos errantes formaron parte de la sociedad india y cohabitaron confortablemente con los aldeanos que vivían a lo largo de sus rutas migratorias anuales. Sin embargo, las actitudes comenzaron a cambiar en el siglo XIX y los administradores británicos terminaron por desacreditarlos como vagos y criminales, sembrando así un prejuicio que ha trascendido la era colonial. La acelerada modernización de India, repleta de centros de llamadas y jóvenes obsesionados con las marcas de lujo, deja poco espacio para baratijas o amaestradores de osos; en tanto, los últimos reductos de la tradición pastoril luchan una batalla perdida frente a la industria y la expansión urbana. Fragmentados por factores como casta, lengua y religión, los nómadas son ignorados por los políticos y, en comparación con otros grupos oprimidos, han cosechado muy pocos beneficios de los programas de bienestar social.

No obstante, India es una sociedad de estratificación rígida donde la cuna suele ser sinónimo de destino. Y así, migrantes o no, los nómadas del país están unidos por una historia de pobreza y exclusión que continúa en nuestros días: quizá la crisis derechos humanos más grave que se conozca.

Anuncios

Acerca de physicscience

Miembro activo de http://www.matematicas.comuv.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 28 febrero, 2010 por en Artículos, Ciencias Naturales y etiquetada con .
A %d blogueros les gusta esto: