Física en la Cabrera Regional (Tecamachalco)

"La ciencia no se detiene"

Los polígamos

Foto de Stephanie Sinclair Foto de Stephanie Sinclair 

Los polígamos

Por Scott Anderson

Una mirada exclusiva dentro de la IFSUD

 

Los primeros miembros de la Iglesia llegan al centro de reunión Leroy S. Johnson, en Colorado City, Arizona, hacia las seis de la tarde. A la media hora, la fila sale por la entrada principal, se pega al costado del edificio y llega al estacionamiento. A las siete, se prolonga centenares de metros y ha crecido con varios miles de personas.

 

Los dolientes han ido a despedirse de Foneta Jessop, quien falleció hace unos días, a los 68 años, víctima de un infarto. Sus hijos, en fila, reciben el pésame a los pies del ataúd abierto, mientras su esposo, Merril, está de pie justo al lado. En el extremo opuesto están paradas las otras numerosas esposas de Merril; todas llevan vestidos blancos iguales.

 

Foneta fue la primera esposa.

 

Colorado City es una población con una importancia especial para quienes profesan la fe de Foneta. Junto con su comunidad hermana de Hildale, Utah, es la cuna de la Iglesia Fundamentalista de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (IFSUD), rama polígama de la Iglesia mormona o SUD. En este lugar, en los años veinte y treinta del siglo XX, un puñado de familias polígamas se estableció a ambos lados de la frontera estatal entre Utah y Arizona, después de que el liderazgo de la Iglesia mormona se mostró cada vez más resuelto a deshacerse de su pasado polígamo para ser aceptada por la corriente estadou-nidense dominante. En 1935, la Iglesia dio un ultimátum a los residentes del asentamiento: renunciar al matrimonio múltiple o ser excomulgados. Prácticamente todos se rehusaron y fueron expulsados de la SUD.

 

En la ceremonia luctuosa de Foneta, su esposo y tres hijos rindieron testimonios alabando el compromiso de la fallecida con el pacto del matrimonio múltiple, aunque hay referencias de Merril Jessop a su difícil relación con Foneta. Nadie necesita mencionar que falta una de las esposas de Merril, Carolyn Jessop, la cuarta, quien abandonó a la familia en 2003 con sus ocho hijos y luego escribió un libro sobre su vida como miembro de la IFSUD, que tuvo gran éxito. En él describe un ambiente de enclaustramiento y comenta que Foneta era profundamente infeliz, una reclusa con sobrepeso que cayó en desgracia ante su esposo y pasaba los días durmiendo y sólo salía de su habitación por las noches para comer, lavar su ropa y ver películas en la televisión.

 

Al acabar la ceremonia, la mayoría de feligreses se encamina al cementerio. Supongo que la enorme cantidad de dolientes –al cortejo vino gente de las comunidades de la IFSUD en Texas, Colorado y Columbia Británica– se debe a la prominente posición que ocupa el esposo de Foneta: Merril Jessop es un líder de la IFSUD y el obispo de la sección principal en el oeste de Texas. Sam Steed, contador de 37 años de voz suave que me sirve de guía, me explica que los funerales elaborados son un hecho frecuente. “Probablemente entre 15 y 20 al año –comenta–. Este tal vez sea un poco más grande que la mayoría, pero incluso cuando muere un niño pequeño se espera que asistan de 3 000 a 4 000 personas. Es parte de lo que nos mantiene unidos”.

 

Fuente: National Geographic 

Anuncios

Acerca de physicscience

Miembro activo de http://www.matematicas.comuv.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 21 febrero, 2010 por en Artículos, Ciencias Naturales y etiquetada con .
A %d blogueros les gusta esto: