Física en la Cabrera Regional (Tecamachalco)

"La ciencia no se detiene"

Se recupera el pelícano pardo

El 17 de diciembre pasado el Fish and Wildlife Service, agencia estadounidense responsable de detectar especies en peligro de extinción, borró de la lista al pelícano pardo, por considerarse que la población de esta especie se ha recuperado satisfactoriamente desde que ingresó en la lista en el año 1970.
El pelícano pardo tiene muy pocos enemigos naturales pero uno reciente, el ser humano, lo llevó al borde de la extinción. A finales del siglo XIX y principios del XX se pusieron de moda las plumas de pelícano para adornar sombreros y vestidos. Para proteger la especie, el presidente Theodore Roosevelt creó por decreto un refugio natural en la Isla Pelícano, Florida, en 1903. Después llegó la Primera Guerra Mundial y con ella la escasez de alimento. Los pescadores comerciales de la zona alegaron que la producción estaba bajando por culpa de los pelícanos, que se comían los peces de las redes, y emprendieron una campaña para eliminarlos. En los años 40 el DDT y otros insecticidas que se usaron para atacar poblaciones de insectos (no todos perjudiciales) dañaron también a las poblaciones de pelícanos. Cuando los pelícanos comían peces contaminados con DDT, el cascarón de sus huevos se hacía tan delgado que frecuentemente se rompía durante la incubación. Para los años 60, era muy raro ver pelícanos en las costas del Golfo de México y en 1970 la especie fue inscrita en la lista de animales en peligro de extinción.

En 1972 se prohibió el DDT en Estados Unidos. Esto ayudó a restituir las poblaciones de esta ave marina, pero todavía tendría que enfrentar otra seria amenaza: la destrucción de su hábitat. En buena parte del planeta los humedales costeros han sido reemplazados por zonas turísticas y urbanas. Sin embargo, desde hace algunos años muchos países han empezado a proteger sus costas.

Las medidas adoptadas finalmente dieron resultado. El pelícano pardo acaba de salir victorioso de la lista de especies en peligro, prueba de que sí podemos conservar la biodiversidad cuando se suman Pelecanus occidentalis. esfuerzos.

 

Fuente: Cómo ves?

Anuncios

Acerca de physicscience

Miembro activo de http://www.matematicas.comuv.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 6 febrero, 2010 por en Artículos, Ciencias Naturales y etiquetada con , .
A %d blogueros les gusta esto: