Física en la Cabrera Regional (Tecamachalco)

"La ciencia no se detiene"

Satélite Tatiana 2

unoEste 17 de septiembre fue lanzado en el cosmódromo ruso de Baikonur un cohete Soyuz TM2.1V, portador de un satélite meteorológico muy grande, así como otros cinco satélites que aprovechando el viaje fueron enviados, entre los que se cuenta el satélite Tatiana 2 en cuya construcción y explotación participa la BUAP a través de la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas, con participación también del Instituto de Fisiología. Para hacer posible la construcción de este satélite, el Rector de nuestra Institución, Dr. Enrique Agüera Ibáñez, autorizó una aportación de 150,000 dólares, que se sumaron a varios instrumentos científicos que se instalaron en el. El satélite “Tatiana 2” es el segundo satélite del Programa de Satélites Universitarios, que fue iniciado por la Universidad Estatal de Moscú (UEM), con participación desde un inicio de la BUAP. El primer satélite fue el Tatiana 1, enviado al espacio en enero de 2005. Para su integración se hizo un concurso de experimentos, resultando elegidos seis, cinco de la UEM y uno de la FCFM, este último que constaba de instalar un instrumento para la medición de radiación ultravioleta, que además caracterizaría el ruido de rayos cósmicos que interfiere con las demás mediciones. Esta radiación ultravioleta aparece en diversos fenómenos que ocurren en la atmósfera terrestre, siendo entre los principales el de los eventos luminosos fugaces, y el de las emisiones de gas Radón, un gas radioactivo presente en la corteza terrestre y que lo libera hacia la atmósfera de manera permanente, pero ante la presencia de un sismo sus emisiones se pueden intensificar. Este satélite tuvo una vida de poco más de dos años y la información científica que envió ya fue procesada y publicada en revistas científicas y ha permitido avanzar en el conocimiento de los fenómenos mencionados, además de que la experiencia adquirida fue muy importante para preparar el siguiente satélites.

4En el satélite “Tatiana 2”, de 30 kg de peso, además de la UEM y la BUAP, participa un consorcio de tres universidades de Corea del Sur. En este nuevo satélite, lanzado el 17 de septiembre de 2009 y que rota alrededor de la Tierra a una altura de alrededor de 850 km, la BUAP ha enviado tres experimentos científicos a través de la FCFM: un detector mixto de radiación ultravioleta y luz roja, para continuar el estudio de los eventos luminosos fugaces y de las emisiones de gas Radón; un detector de partículas cargadas, que permitirá el estudio de los anillos de Van Allen que rodean la Tierra; así como un dispositivo sensor de orientación que será probado en la ingravidez, y es parte del desarrollo de una prótesis para el oído interno, en este último participando también el Instituto de Fisiología. Las instituciones coreanas instalaron otros sensores de radiación ultravioleta, que permitirán observar la distribución espacial y de longitudes de onda de dicha radiación a través de modernos mecanismos micro-electro-mecánicos.

9La participación de la BUAP en este Programa de Satélites Universitarios se acordó en un convenio de colaboración entre la BUAP y la UEM, que firmó en su visita a Rusia en mayo de 2007 el Rector de la BUAP, Dr. Enrique Agra Ibáñez, con el Rector de la Universidad Estatal de Moscú, Dr. Viktor A. Sadovnichy. En este convenio se formalizó el trabajo de colaboración que se venía realizando con el satélite “Tatiana 1”, planteándose el diseño y construcción de manera conjunta del satélite “Tatiana 2”, así como otros satélites a futuro. El equipo de la FCFM que participa en este trabajo esta formado por los Doctores Humberto Salazar Ibargüen, Oscar Martínez Bravo y Eduardo Moreno Barbosa, así como los estudiantes Jorge Cotzomi Paleta y Epifanio Ponce Lancho, que estudian en un programa conjunto de doctorado entre la FCFM y la Facultad de Física de la UEM. Para el lanzamiento de “Tatiana 2”, como una prerrogativa de la BUAP por su nivel de colaboración en este proyecto, asistimos al Cosmódromo de Baikonur en representación de La BUAP Cupatitzio Ramírez Romero y Humberto Salazar Ibargüen, quienes tuvimos la oportunidad única de presenciar muy de cerca, el día 12 de septiembre, el transporte del cohete espacial, montado sobre un tren especial, desde el lugar donde fue ensamblado hasta la rampa de lanzamiento, y luego ese mismo día la instalación del cohete en la rampa; y posteriormente el lanzamiento del cohete con los satélites, que se llevó a cabo el día 17 de septiembre. 

5En Baikonur se encuentra el principal cosmódromo de la Federación Rusa, antiguamente de la Unión Soviética, y se encuentra situado en un área de varios miles de kilómetros cuadrados en las estepas de Asia Central, en una enclave rusa dentro de la República de Kasajstán. El acceso a este lugar para los extranjeros solo se puede hacer con un permiso especial y no pueden circular libremente dentro de el. Algunas zonas en su interior son consideradas altamente secretas. Hay 13 rampas de lanzamiento, cada una para un diferente tipo de cohete, que van desde algunos relativamente pequeños, pasando por los más antiguos del tipo Soyuz, hasta los más grandes como el Protón y el Energía (este último solo se ha usado dos veces). Hay también algunas rampas tipo silo en las que se encuentran cohetes intercontinentales que podrían transportar armas nucleares.  En los inicios de la guerra fría, este lugar no se encontraba señalado en los mapas y aún hoy en día hay lugares a los que no se permite sacarles fotografías y el acceso a muchas áreas es estrictamente controlado. Por razones de seguridad, previo al lanzamiento de cohetes, sobre todo tripulados, se cancela el acceso público a internet y la señal de celular se restringe. Estuvimos alojados en el hotel Cosmonauta que es el mismo en el que se alojan los cosmonautas antes de ir al espacio. La sala de conferencias en la que son presentados a la prensa tiene un área aislada detrás de un vidrio, ya que se les mantiene en cuarentena para evitar que lleven consigo cualquier tipo de enfermedad. Por esta misma razón las personas hospedadas en el hotel tienen que abandonarlo antes de la llegada de cosmonautas, como nos sucedió a nosotros, que tuvimos que cambiar de hotel el día 16, ya que el día 17 iban a llegar cosmonautas. Tal como nos hemos acostumbrado de los reportes de la prensa de otros lanzamientos, este lanzamiento estuvo lleno de peripecias. Un cohete de este tipo representa una gran cantidad de dinero, por los satélites que lleva, por el cohete mismo, por la cantidad de recursos que se movilizan para lanzarlo, pero también por el prestigio de las empresas e instituciones involucradas. Esto hace que sean extremadamente cuidadosos en todos y cada uno de los detalles técnicos, que se revisan una y otra vez hasta instantes antes del despegue.7

En la primera fecha dada para el lanzamiento, el 15 de septiembre, a las 9:30 de la noche, desde en la tarde se supo de la cancelación. Como varios de nuestro grupo estábamos interesados en presenciar el desarrollo previo, nos desplazamos con algunas horas de anticipación al mirador hecho para este fin y fue allí donde nos enteramos. Debido al tipo de órbita que deben alcanzar estos satélites, el lanzamiento debe ser hecho a una hora determinada del día, en este caso las 21:50, es decir si se pospone debe ser al menos para el día siguiente a la misma hora. En este caso así fue, y al día siguiente estábamos de nueva cuenta en el mirador. Un detalle anecdótico es que en el camino nos topamos con una manada de camellos salvajes. En esta ocasión la situación era diferente, llegaron a observar el despegue toda una serie de personalidades importantes, la ministra de educación y ciencia de Sudáfrica, con varios acompañantes, un alto dignatario de la Iglesia Ortodoxa Rusa, con un rango que equivale al de un Cardenal, así como el Rector de la Universidad Estatal de Moscú, etc. Podía verse el cohete de cerca a través de un monitor, se veía gente trabajando febrilmente a su alrededor y estaba despidiendo vapores por varios lados por la carga de combustible. Ya cerca de la hora, empezaron a abandonar las cercanías del cohete en una columna vehículos que se acercaron a la zona donde está el mirador. Sin embargo poco después retornaron a toda velocidad a la rampa y enseguida se informó que se posponía nuevamente el lanzamiento para 24 horas después, debido a que, según nos enteramos luego, habían tenido problemas en una de las etapas de carga del combustible. 6

El 17 de septiembre regresamos nuevamente y en esta ocasión se observó lo mismo que en la ocasión anterior, aunque ya no hubo interrupción. Durante todo este tiempo se fueron juntando para observar el lanzamiento cerca de un centenar de invitados, técnicos y directores de empresas del área espacial. A diferencia de los lanzamientos de la NASA, no hacen cuenta regresiva, simplemente van anunciando a través de altavoces los diferentes chequeos que le van haciendo al cohete y diciendo el tiempo aproximado que queda. Ya al final anunciaron el lanzamiento, pero todavía se tardaron como diez minutos. Finalmente lo volvieron a anunciar y se encendieron los motores. Fue impresionante lo que sucedió, con un ruido impresionante el cohete comenzó a levantarse lentamente, dejando abajo una nube de gases, y con una gran cauda luminosa comenzó a tomar altura cada vez más rápido. En poco tiempo se veía solamente una bola de fuego que se hacía cada vez más pequeña. En un momento se observó como se desprendía la primera etapa del cohete y más adelante la segunda, ya la tercera no pudo observarse y solamente se sabía de el por los anuncios que iban haciendo de cómo iba avanzando. Algunos minutos después anunciaron que había entrado en órbita. Como dos horas más tarde, en un brindis que organizaron, el subdirector de la empresa Roscosmos anunció que el satélite “Tatiana 2” se había desprendido del satélite principal y ya se encontraba en su propia órbita, y que además ya habían podido establecer la comunicación con el. Lo que sigue ahora es esperar a que el satélite comience a mandar información científica, que deberá ser captada en la BUAP a través de una estación terrena de recepción, cuya construcción está en proceso.

Como epílogo podemos decir que esto no acaba aquí. Se está planeando la construcción de un nuevo satélite de mucho mayor tamaño, que será enviado en el año 2011 en ocasión de los 300 años del nacimiento de Mihail Lomonosov. Además de portar diversos experimentos científicos en algunos de los cuales ya se está trabajando en la FCFM, este satélite deberá proporcionar imágenes útiles para la prospección remota de recursos naturales, contaminantes, etc., con lo que tendría impacto económico además del científico y tecnológico. Esto significa que se requeriría de una participación monetaria mucho más allá de la capacidad de la BUAP, que podría obtenerse considerando el impacto en diversas actividades económicas que podría tener.

 

 

 

 

Reseña del Dr. 

Cupatitzio Ramírez Romero

Fuente: http://www.fcfm.buap.mx/

Anuncios

Acerca de physicscience

Miembro activo de http://www.matematicas.comuv.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 28 octubre, 2009 por en Artículos, Física y Química, Tecnología y etiquetada con .
A %d blogueros les gusta esto: